bancada caribe 1

Actualidad

ApocalipJunior ¿Y ahora qué hacemos?

*Cuando pensábamos que con la octava versión de Julio Comesaña sería de glorias y soluciones...

0
0
0
s2sdefault

*Cuando pensábamos que con la octava versión de Julio Comesaña sería de glorias y soluciones...

 

Son varios los factores por los que Don Fuad Char debe estar pensando en hacer valer la opción de cambiar tamaña inversión millonaria con pérdidas continuas, pues no solo es falta de carácter, de entrega, de profesionalismo, de lo que llamamos la “Berraquera”, pues lejos de regalarnos un penal y sufrir con el mismo, el equipo liderado por Sebastián Viera se enfrentó al peor Boca Junior de la historia.

Por Victor Manuel Cachay

Versículo 03 - 05, mayo 18. Sin Libertadores, sin Liga, sin público y sin alma es la mejor frase que encierra lo presentado por el Junior de Barranquilla este 2018.

Barranquilla.- Menos de una semana separan a los hinchas, jugadores y simpatizantes del equipo tiburón de presenciar una posible deblace del más simbólico, importante y afamado club de la costa atlántica, pues dos partidos definirán la suerte de los dirigidos por Julio Comesaña.

Cuando pensábamos que con la octava versión de Julio Comesaña sería de glorias y soluciones, nos chocamos con un muro de dudas en base a la errónea forma de jugar de consagrados deportistas como Yimmi Chará y Teófilo Gutiérrez, quienes lejos de ser los abanderados para llevar la posta del conjunto albirrojo terminaron por demostrar que no poseen jerarquía internacional y que no contagian temple y entrega entre sus compañeros.

junior 57

Son varios los factores por los que Don Fuad Char debe estar pensando en hacer valer la opción de cambiar tamaña inversión millonaria con pérdidas continuas, pues no solo es falta de carácter, de entrega, de profesionalismo, de lo que llamamos la “Berraquera”, pues lejos de regalarnos un penal y sufrir con el mismo, el equipo liderado por Sebastián Viera se enfrentó al peor Boca Junior de la historia.

No es un secreto que para competir en un torneo de tanta historia (el más antiguo del mundo), no solo se necesita dinero, ganas, buenas contrataciones y aficionados que te llenen el estadio – lo que jamás ocurre en Barranquilla – y todo eso lo tiene el Junior; sin embargo, le falta un ingrediente que lo tienen pocos clubes en nuestro país y es el hambre de gloria.

Hay varias interrogantes del por qué un equipo como el Tiburón siempre debe sufrir para conseguir un objetivo, pues parte de crecer es reconocer los errores de contratación, enmendarlos con criterio y no con nombres (pensar que Teo debe ser titular indiscutible), fomentar un juego en equipo que debe armarse de atrás para adelante (una defensa que camina y trota), y un técnico que cuando cede puntos de local asegura que el equipo mereció un mejor resultado sin imaginar que de estimaciones no sobrevive un negocio como lo es un equipo de futbol.

Otro dato importante es el nivel expuesto por el equipo argentino, que entre sus estrellas tuvo a un pesado Cardona, a un olvidado Carlos Tevés y ni con la ayuda del el árbitro ecuatoriano Roddy Zambrano, con penal incluido, pudo equilibrar la balanza para los curramberos.

Entonces señores el problema del Junior de Barranquilla pasa por muchos factores tan complicados de resolver que todo el 2018 no bastará para enmendarlos; empero, y por el bien del aficionado no termine por ver el resto de las competiciones desde un estadero (a  pesar de los reclamos de Char), o desde sus casas y terminar alentando a los verdolagas, Deportes Tolima o al Atlético Huila.

bancada caribe 1

  • Lo Último

  • Recomendados

Loading
Loading