Empleados de la recién intervenida EPS AMBUQ, protestan para evitar su liquidación

Comunidad Locales Salud Sucesos

Frente a la sede del Ministerio de Trabajo en el Atlántico, los trabajadores cuestionaron la decisión de la Supersalud para liquidar la entidad y manifestaron su temor ante una posible “masacre laboral”, la vulneración de sus derechos y los de los usuarios.

Un grupo de trabajadores de la recién intervenida Asociación Mutual Barrios Unidos de Quibdó -AMBUQ, protestaron frente a la sede del Ministerio de Trabajo en el Atlántico para exigir que la entidad no sea liquidada.

Mediante un comunicado a la opinión pública, los empleados de la mencionada EPS cuestionaron la decisión de la Superintendencia Nacional de Salud de intervenir la entidad el pasado 9 de febrero, y manifestaron su temor ante una posible “masacre laboral”, así como a la vulneración de sus derechos y los de los usuarios, que hoy no están recibiendo atención.

Los trabajadores recordaron que Supersalud había manifestado que garantizaría la prestación de los servicios de salud a los afiliados de la EPS hasta el próximo 28 de febrero, pero que esto no se ha cumplido.

Afirman, además, que se han vulnerado sus derechos y que no ven clara la protección de los mismos, ni los pagos de las obligaciones de la entidad en liquidación con los funcionarios.

 

A continuación, reproducimos el comunicado completo de los trabajadores de AMBUQ:

“AMBUQ, negociada por el Supersalud

Con la resolución número 001214, emanada por la Supersalud que ordena la “Toma de posesión inmediata de los bienes, haberes y negocios y la intervención forzosa administrativa para liquidar la Asociación Mutual Barrios Unidos de Quibdó-AMBUQ EPS –S-ESS, identificada con NIT 818000140-0”, los funcionarios de la EPS se encuentran a las puertas de una masacre laboral.

En un limbo acompañado de un silencio cómplice, los empleados de AMBUQ se sienten que se han vulnerado sus derechos, y no ven clara la protección de los mismos, como tampoco los pagos de las obligaciones de la entidad en liquidación con los funcionarios.

Desde las bases de la organización, los empleados desean dejar en claro que se viene gestando una defensa férrea de los derechos de los empleados y de la vida jurídica de la Asociación Mutual.

PUNTOS A CONSIDERAR:

No hay justificación alguna en la toma de posesión y liquidación forzosa de la empresa, porque ella ha cumplido con todas las obligaciones que le corresponde las cuales podemos relacionar así:

–              Toda la nómina de trabajadores y contratistas vinculados a la EPS AMBUQ se encuentra al día, teniendo como último pago el mes de enero de 2021, es decir, no hay vulneración alguna al derecho de los trabajadores.

–              Los prestadores que hacen parte de la red de servicios, en su mayoría, están al día con la facturación corriente y los que han celebrado acuerdos de pago se les ha cumplido, al punto que el índice de procesos judiciales por concepto de cartera en contra es muy bajo.

 

–              No  existe justificación alguna para intervenir una empresa que ha estructurado y perfeccionado sus procesos administrativos y prestaciones con el fin de atender todas las contingencias ocasionadas por la pandemia COVID19 y está presta a coadyuvar el proceso de vacunación con toda la caracterización de su población afiliada. Tomar una decisión de liquidación, no hace sino generar un problema de acceso a los servicios de salud de la población a vacunar, que no tiene opción a corto plazo de satisfacer ese derecho.

–              En los actuales momentos, la planta de personal y los contratistas de la empresa suman más de 706 personas con presencia a nivel nacional, en cinco (5) departamentos, las cuales quedarán desempleadas sin justificación, solo amparadas por una determinación injustificada de la Superintendencia Nacional de Salud, 706 empleados que ven en vilo su vinculación laboral, quedando desamparadas 2.824 personas que dependen de esta entidad. 567 cabezas de familia, 25 funcionarios con enfermedades profesionales, 61 pre-pensionables, 10 en licencia de maternidad y 7 embarazadas, frente a lo cual no hay ningún plan de protección, porque simplemente no se pensó en ellos.

–              Realizando una comparación a la fecha, con todas las empresas promotoras de salud que operan el régimen subsidiado, se puede informar que AMBUQ está por encima y mejor calificada que muchas respecto a las cuales no se ha tomado ninguna medida, mucho menos la toma de posesión con fines liquidatarios.

–              El Ministerio de Salud determinó que las EPS se calificarían y emitiría un Ranking. En los últimos cinco años la EPS AMBUQ ha ocupado sitios privilegiados entre las mejores 10 del país.

–              La Corte Constitucional determinó que la Contraloría Nacional de la República sería la encargada de examinar a las EPS. En las tres últimas auditorias realizadas a la EPS AMBUQ, no encontraron hallazgos penales, fiscales ni administrativos.

 

–              La liquidación debe garantizar la prestación de servicios de salud de los afiliados a la empresa hasta el 28 de febrero de 2021, pero debido a la intempestiva y abrupta toma de posesión, las instituciones prestadoras de servicios de salud han manifestado su preocupación y han suspendido todos los procedimientos que estaban planificados, como efecto de una irregular determinación de la Superintendencia Nacional de Salud que tomó posesión de la empresa el 9 de febrero de 2021, y al día siguiente se fueron todos los funcionarios que vinieron de la ciudad de  Bogotá (casi 20) y dejaron a un liquidador que  no tiene ningún margen de maniobra para solucionar los problemas de salud de los afiliados que han exteriorizado permanentemente su preocupación.

–              La Superintendencia Nacional de Salud, sin saber a qué intereses responde, no prioriza a la población que hace parte de la empresa y sus necesidades, y toma la determinación de liquidación de la EPS AMBUQ ESS, sin ningún plan que permita contener las inmensas dificultades que produce una decisión de esa envergadura en plena pandemia de COVID19, incluso saliendo de la segunda ola y ad portas de ingresar a la tercera, donde no ha habido ninguna queja por deficiencias en la prestación de servicios por ese concepto.

–              Que la opinión pública conozca que, desde el 9 de febrero del 2021, la Superintendencia de Salud intervino la EPS y se la entregó a una firma liquidadora en cabeza de Luis Carlos Ochoa. La responsabilidad de que los afiliados no reciban sus servicios es del nuevo gerente liquidador, quien debe garantizar el acceso oportuno a la comunidad afiliada.

–              Los funcionarios han sido cumplidores de sus deberes laborales acompañando a los usuarios que son los grandes vulnerados en este proceso.

–              Desde el 10 de febrero, un día después que entró el gerente liquidador, se reportaron 50 quejas por parte de los afiliados, el 11 de febrero 70 y el lunes 15 de febrero 171 quejas de los afiliados por la no prestación del servicio.

–              Se está gestando un despido masivo en época de pandemia, contradiciendo todas las medidas proteccionistas del Gobierno para procurar la estabilidad y aceleración de la economía. Con esta futura masacre laboral solo se está llevando al empobrecimiento alrededor de tres mil personas que dependen directamente de esta entidad”.

Trabajadores de AMBUQ

 

Redacción Contrastes

Deja tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *