¿Cuándo una fiebre debe alertar a los padres?

Columnistas Infancia Salud

¿Qué hacer ante ciertos malestares o enfermedades que presentan los niños y bebés? ¿Cuándo debemos alarmarnos y cómo actuar si somos padres o cuidadores? Estas y muchas interrogantes más serán respondidas por la Dra. Rosita Rincón, especialista en Pediatría con más de 10 años de experiencia en los Estados Unidos.

Son muchas las inquietudes que se presentan entre madres, padres y cuidadores de niños, frente a algunos síntomas o malestares físicos que los menores pueden presentar. Es común preguntarse qué hacer en esos casos y si es necesario acudir a un centro de salud o de urgencias.

Para despejar algunas de estas inquietudes, presentamos la columna ‘Apuntes de Pediatría’, a cargo de Rosita Rincón, M.D. y Pediatra del Driscoll Children’s Hospital de Corpus Christi, Texas y el Texas A&M Health Science Center College of Medicine.

La fiebre en niños y bebés es uno de los motivos de consulta más comunes en Pediatría. Muchos padres de familia y cuidadores no saben qué hacer ante una fiebre. Por tanto, despejaremos a continuación algunas de las inquietudes que más se presentan.

¿Cuándo se trata de una fiebre y cómo debe medirse?

Hablamos de fiebre cuando la temperatura corporal es mayor a 38 grados celsius (38 °C) o 100.4 grados fahrenheit (100.4 °F). En niños menores de 3 meses, la recomendación es tomarla con un termómetro rectal. En mayores de 3 meses, se puede usar un termómetro convencional y medir la temperatura por la boca (cuando el niño ya pueda cooperar) o en la axila.

Existen otras alternativas que permiten usar un aparato en la parte lateral de la frente del niño y también existe uno para tomar la temperatura por los oídos, que es la más recomendada en bebes y niños de edad preescolar. Estas dos últimas alternativas son muy usadas entre los pediatras de Estados Unidos, porque el resultado se puede obtener en cuestión de segundos.

¿Cuáles son las causas de fiebre en niños?

La principal causa de fiebre en niños es viral, producida por virus que generalmente atacan el sistema respiratorio o gastrointestinal, así como los oídos y garganta. Algunos ejemplos son el virus de la influenza, parainfluenza, el adenovirus, rhinovirus, virus sincitial respiratorio y coronavirus a nivel respiratorio. A nivel gastrointestinal, existen virus como rotavirus y norovirus, entre otros.

En algunas ocasiones, la fiebre puede originarse por bacterias. Algunos ejemplos de enfermedades bacterianas son la meningitis y neumonías, aunque estas también podrían ser ocasionadas por causa viral o por hongo. Existen también las infecciones de vías urinarias, apendicitis, celulitis, entre muchas otras. En cualquiera de estos casos, los niños presentarán síntomas diversos que solo el pediatra podrá determinar.

Si el niño llegase a presentar vómito y diarrea, lo que se conoce como gastroenteritis aguda, las causas pueden responder a virus, bacterias o parásitos.

Foto de shurkin_son en Freepik

¿Cuándo deben alertarse los padres y cuidadores?

En términos generales, una fiebre no es una emergencia médica a no ser que el niño esté demasiado letárgico (adormecido, que no responda como normalmente lo hace), vomite la medicina o se deshidrate. Sin embargo, toda fiebre en un neonato (bebé entre los 0 y los 30 días de nacido) es una emergencia y debe acudirse a un hospital para que el niño sea revisado por un médico, sin excepciones, pues podría necesitar hospitalización.

En el caso de fiebres en bebés entre 1 y 12 meses de nacidos, no es necesario ir al centro de emergencias u hospital si el niño no presenta agravantes, pero sí debe acudirse al pediatra para descartar que se trate de algo de mayor cuidado.

Los niños mayores de 1 año tampoco requieren ser llevados a una emergencia por fiebres menores, excepto que presentes agravantes.

¿Cuáles son esos agravantes?

Los padres y cuidadores deben acudir siempre a los servicios de emergencia cuando la fiebre del niño es mayor a 105 °F (farenheit) o 40.5 °C (celsius). Asimismo, cuando un niño se vea letárgico o demasiado enfermo, cuando hayan pasado 5 días consecutivos con fiebre y cuando la temperatura no baje con antipiréticos u otras medidas.

¿Qué se puede hacer en casa, si no es posible acudir a la emergencia?

Si no es posible acudir al servicio de emergencia porque la fiebre se presentó en horas de la madrugada, o por cualquier otro motivo, los padres o cuidadores pueden usar antipiréticos y medidas como colocar un paño de agua fría en la nuca del bebé, en la frente y en las axilas. Con esto la fiebre debe disminuir.

Si se le da un baño al niño, debe ser en agua tibia, nunca en agua fría porque generará una reacción de rebote.

En cuanto a medicamentos, la fiebre se maneja con acetaminofén en bebés menores de 6 meses. Si el bebé tiene más de 6 meses puede suministrarse acetaminofén y también ibuprofeno. La dosis debe ser indicada por un profesional de la salud, según el peso del niño, pero nunca se debe suministrar más de 4 dosis del medicamento al día.

Es importante aquí recalcar el uso y abuso de los antibióticos. Estos no deben usarse cuando se presente fiebre, a menos que el pediatra así lo indique porque, en un 90% de los casos, la fiebre en niños la origina un virus.

*La Dra. Rosita Rincón cuenta con 10 años de experiencia en la atención a pacientes entre los 0 y 21 años de edad, en Estados Unidos. Es egresada del programa de Medicina de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y posee especialidad en Pediatría, otorgada por el Driscoll Children’s Hospital de Corpus Christi (Texas, E.E.U.U) y el Texas A&M Health Science Center College of Medicine.

Foto principal de @user18526052 en Freepik

Deja tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *