Análisis, Coronavirus, Locales, Opinión, Principal

¿Es Soledad el blanco de una humillante campaña de señalamientos? (Fotografías)

blanco soledad

*Más allá de los señalamientos, la mayoría de los soledeños cumple la norma y se queda en casa.

guillo articulos 3

Fotografías: William Pretell

 

l capitulara canciller alemana, Angela Merkel, destacó el valor de la prensa crítica contra los totalitarismos, especialmente en los tiempos actuales marcados por el coronavirus, y la necesidad de discernir entre información veraz y las “mentiras”. “Los periodistas deben poder confrontar a un gobierno y a todos los actores políticos con una perspectiva crítica”, declaró Merkel en su mensaje semanal a sus compatriotas, dedicado al 75 aniversario de la prensa libre surgida tras la caída del nazismo.

Dicho esto, quisiera referirme al papel de la prensa en la percepción que la ciudadanía tiene con referencia al grado de responsabilidad que puedan tener los soledeños frente a una contingencia como lo es el coronavirus.

Y es que, pese a ser blanco de una absurda y humillante campaña de señalamientos, la mayor parte de la población soledeña viene dando muestras de obediencia civil al cumplir con el Toque de Queda impuesto por las autoridades municipales durante los fines de semana.

Si bien es cierto que un porcentaje de la población no ha cumplido, estrictamente, con las mismas y su conducta ha sido indiscutiblemente reprochable, sobre todo en los sectores más cercanos a la indigencia, no podemos tachar de irresponsable a toda la población cuando la inmensa mayoría de la sociedad soledeña se ha mostrado consecuente con la grave situación que el país y el mundo entero enfrenta, a raíz de la pandemia global por la Covid-19, que ya ha costado la vida de más de 315 mil personas en todo el orbe, siendo registrados 574 de esos fallecimientos en nuestro país.

Familias enteras en Soledad, como en cualquiera de las barriadas humildes de nuestro país, sobreviven con menos de 10 mil pesos diarios.

Para quienes no tienen un empleo y obtienen su sustento en virtud del ejercicio de oficios informales, representa una lucha colosal quedarse en casa y a la vez calmar el hambre. Familias enteras en Soledad, como en cualquiera de las barriadas humildes de nuestro país, sobreviven con menos de 10 mil pesos diarios y hasta sin nada, cuando no hay forma alguna de conseguir el pan diario “rebuscándose”, como es el caso que hoy abordamos.

Es contra ellos, contra los más pobres, que disparan sus dardos inquisitorios algunos de los principales medios de comunicación de nuestra región, e incluso sectores de la misma localidad que tratan de atinarle golpes al mandatario de turno, y se llevan el gentilicio por delante en medio de críticas que muestran más una postura política que un verdadero análisis de la situación que todos afrontamos. No, no vivimos en un municipio fallido y las calles solitarias hablan por sí solas.

Aunque buena parte de nuestros paisanos posee muchas menos herramientas para salir airosos de esta crisis, siendo su infortunio el resorte que los impulsa, por física supervivencia, a salir a la calle a desafiar al coronavirus y a la ley, la mayoría se queda en casa esperando el desenlace de esta contingencia. Y de eso se trata este reportaje gráfico.

Para algunas familias es casi imposible cumplir con la orden de permanecer en casa, cuando carecen del sustento diario para enfrentar al hambre, pero la gran mayoría de los soledeños, a pesar de lo que dice -e insiste- la mala prensa, ha decidido acatar la ley y permanecer en sus hogares, aun cuando cumplir con esta norma, específicamente, requiere ciertos sacrificios.

Soledad: un municipio de casi un millón de habitantes donde el 80% de su población vive en barrios estrato 1 y 2

Que el Estado está en el deber de entregar alimentos y dotar a su población de los elementos necesarios para enfrentar la pandemia ya esa es otra discusión y no hay porqué hacerle un juicio de responsabilidad a toda una población como Soledad para criticar una situación por la que transita el país entero.

Bueno, a lo que vinimos. El lente escrutador de nuestro reportero gráfico, William Pretell, registró el estado en el que se encontraban las calles durante estos dos fines de semana, para brindarnos, de primera mano, una serie de imágenes que atestiguan que la mayoría de los soledeños viene cumpliendo con el compromiso de tratar de frenar la velocidad de contagio del coronavirus, de la única forma en la cual es posible: ¡Quedándose en casa!

Deja tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, deseas informa
Hola, deseas informar....
Hola, deseas informar....
Powered by