¿Y qué si estoy gorda o flaca? (columna ‘El Escaparate’)

Bienestar Columnistas Opinión

Criticar el cuerpo de las demás personas, sin que nos hayan pedido nuestra opinión, es una situación que se ha vuelto común. Este tipo de casos son frecuentes entre amistades, los vemos también en las redes sociales, donde el anonimato hace de las suyas … y hasta en la familia.

‘El Escaparate’. Por Isabel Juliao Arnedo*

Lo pienso, lo digo. ¡No soy escaparate de nadie!

Criticar el cuerpo de las demás personas, sin que nos hayan pedido nuestra opinión, es una situación que se ha vuelto común. Este tipo de casos son frecuentes entre amistades. Los vemos también en las redes sociales, donde el anonimato hace de las suyas… y hasta en la familia.

En algunos escenarios está más presente evaluar a las personas por su aspecto y existe el imaginario colectivo de que, por ejemplo, las mujeres deben ser delgadas, sin celulitis, e incluso mantener su cabello liso.

Las críticas por el aspecto físico pueden ser perjudiciales cuando ocurren entre amistades. Sin embargo, considero que es más duro y dañino que se den dentro del hogar porque, en muchas ocasiones, se disfrazan de “comentarios amorosos” que incitan a que cambiemos nuestra apariencia.

Este tipo de juicios, cuyo nombre es body shaming y que en español traduce humillación corporal, puede manifestarse de dos formas: criticar nuestra apariencia o criticar la apariencia de otras personas.

También, pueden causar que algunas personas dejen de hacer ciertas actividades por su apariencia física o, incluso, dejen de vestirse de tal forma porque sienten que no será apropiado para su aspecto.

Asimismo, el body shaming puede ocasionar en las personas problemas como desórdenes alimenticios, ansiedad y depresión.

Por lo anterior y más, evitemos darnos latigazos a nosotros mismos y ser verdugos de los demás. Si una persona no ha pedido nuestra opinión sobre su cuerpo o apariencia, es mejor no decir nada porque no tenemos derecho a humillar o hacer sentir mal a otros por lo que nosotros creemos que deberían cambiar.

*Isabel Juliao Arnedo es comunicadora social con énfasis en Medios Digitales de la Universidad de la Costa; apasionada por los libros, el baile y las tradiciones. Síguela en Instagram: @isabeljuliaoa

Foto de Ketut Subiyanto en Pexels

Deja tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *