2020 contrastes

la alianza

 

 

 

Próximamente

Aida Merlano, el 'as' bajo la manga de Nicolas Maduro

*Hoy en El Mundo de Guillo: Aida Merlano, el 'as' bajo la manga de Nicolas Maduro.

0
0
0
s2sdefault

*Hoy en El Mundo de Guillo: Aida Merlano, el 'as' bajo la manga de Nicolas Maduro.

 el mundo de guillo 4

Cuando digo que Aida Merlano -quien cumplía una condena de 15 años al momento de su insólito escape- se convierte de inmediato en un trofeo o una especie de “as” bajo la manga del gobierno de Nicolas Maduro, me refiero precisamente a la información que Merlano podría suministrar desde el exterior y que impactaría de manera explosiva en la clase política colombiana.

Por Guillermo León Pantoja

l capitulara captura en Venezuela de la excongresista Aida Merlano, por parte de las Fuerzas de Acciones Especiales -FAES- del vecino país, constituye para el gobierno de Nicolas Maduro, todo un trofeo que podría utilizar estratégicamente a su favor frente al gobierno del Presidente Iván Duque con quien, por cierto, mantiene una muy mala relación.  Aida Merlano es prófuga de la justicia colombiana desde el 1° de octubre del año pasado, al protagonizar una espectacular fuga mientras asistía a una cita odontológica.

Cuando digo que Aida Merlano -quien cumplía una condena de 15 años al momento de su insólito escape- se convierte de inmediato en un trofeo o una especie de “as” bajo la manga del gobierno de Nicolas Maduro, me refiero precisamente a la información que Merlano dice tener y que podría suministrar desde el exterior, lo que impactaría de manera explosiva en la clase política colombiana. Recordemos que Aida Merlano, quien fue capturada, juzgada y condenada a 15 años de presidio por concierto para delinquir, delitos electorales y tenencia ilegal de armas, tendría información delicada que comprometería a grandes figuras de la política nacional, en especial de la costa Caribe, y que estarían implicados en el famoso caso de “La Casa Blanca”, todo un aparataje de corrupción electoral destinado a la compra de votos con miras a la obtención de curules en diferentes instancias de elección popular.

¿Qué hacía Aida Merlano en Venezuela? ¿Cómo llegó allá burlando todo el sistema de espionaje anquilosado a lo largo y ancho del país bolivariano? Son preguntas que, por ahora, difícilmente, tendrán respuestas concretas. No voy a referirme a temas cuya raíz se basa en la diplomacia, como por ejemplo si Colombia debe solicitar la extradición de Aida Merlano a Nicolas Maduro o a Juan Guaidó, porque es lógico que si un país como Colombia, no reconoce a un gobierno que mantiene el control de los temas policiales en el territorio que pretende gobernar, como el de Nicolás Maduro, obviamente no podría hacerlo sin entrar en contradicciones. El gobierno colombiano -al igual que medio centenar de naciones- reconoce únicamente al gobierno de Juan Guaidó como Presidente interino de Venezuela. Es decir, a Colombia le corresponde, quiéralo o no, solicitar la diligencia de extradición al gobierno del Presidente encargado Juan Guaidó, aunque todo el mundo sabe que él no maneja -y nunca lo ha hecho- los hilos del poder al interior de las fuerzas armadas y policiales, mucho menos lo concerniente a las FAES, una organización paramilitar o un comando de la Policía Nacional Bolivariana -como crean conveniente denominarlas- creada precisamente por Nicolás Maduro y cuyo accionar ha sido muy cuestionado por parte de organizaciones de Derechos Humanos como Human Rights Watch (la misma que advierte sobre violaciones de derechos humanos en Colombia), toda vez que se aduce que las mismas tienen en su haber un gran número de ejecuciones extrajudiciales.

Lo que está claro es que Aida Merlano en Colombia ya era un enorme dolor de cabeza para muchos de nuestros políticos, ahora imaginemos la exacerbada migraña que les significará una Aida Merlano “cantando” desde Venezuela; y que -de paso- sus declaraciones sirvan para acompasar posibles manejos que se les pueda dar desde Caracas con miras a implosionar a la alta política colombiana reunida en el palacio legislativo. Sin temor a equivocarme, a 1.400 kilómetros de distancia y con solo manejar el control remoto, con un par de twits, Maduro podría socavar la ya malgastada credibilidad del congreso colombiano.

Menudo misil tiene Nicolas con Aida Merlano como la rehén perfecta.   

  • Lo Último

  • Recomendados

Loading
Loading